Skip to content

“¿Qué es una colmena sin su reina?”: Conversamos con dos agricultoras de Nuevo México

  • by

Por Milli Legrain

Fotos: Cortesía de Kathi Gabaldon-Caldwell y Raquel Benavidez

En una entrevista con National Latino Farmers and Ranchers, Kathi Gabaldon Caldwell y Raquel Benavidez, emprendedoras y socias, hablan sobre el sexismo en el mundo agrícola, su modelo de negocio único y de la Cannabis Women’s Collaborative, una organización con otras mujeres.

Raquel Benavidez moderó el panel sobre mujeres y agricultura en el Congreso de NLFR. Proviene de una familia que lleva 8 generaciones en la ganadería de caballos, ovejas y ganado bovino. Para ella, la agricultura era solo una forma de vida. Decidió dedicarse al cultivo de cannabis hace un año y dice que definitivamente no es un trabajo de 9 a 5.

Kathi Gabaldon-Caldwell fue oficial de policía y lleva 16 años como propietaria de una granja. Comenzó a cultivar flores, luego cultivó vegetales para campesinos locales e indígenas en el Valle del Río Grande. Decidió dedicarse al cultivo de cannabis para mantenerse a sí misma y a sus tres hijos, cuando su esposo Richard falleció hace seis años.

¿De qué manera es diferente el trato a las mujeres en el mundo agrícola hoy en día?

Kathi: Entre las agricultoras, sabemos que debemos trabajar el doble para ser consideradas solo la mitad de buenas que los agricultores varones.

Raquel: Cuando la mujer lidera en la granja, la gente negocia diferente, el nivel de expectativa es diferente, incluso se cuestiona su legitimidad como dueña de la granja.

¿Por qué motivo creen que es así?

Kathi: Ha sido así durante mucho tiempo. ¿Por qué vendrían a buscar a Richard cuando soy yo quien dirige la granja todos los días? Pero Richard fue genial al respecto. Cuando empezaban a negociar con él, me señalaba y me decía: “Tienes que hablar con la jefa”.

¿Qué están haciendo para cambiar esto?

Kathi: Hace dos años, quería participar en el Congreso de NLFR. Cuando iba a las reuniones, eran todos hombres. Dije que necesitábamos que se involucraran más mujeres para que luego siguieran otras.  Raquel y yo nos hemos encontrado en la misma situación con el cannabis. Estamos tratando de organizar a las mujeres empresarias en el cultivo, marketing y  distribución de cannabis. Las mujeres tienen el know-how, son buenas emprendedoras, solo necesitan a gente que las respalde. Es por eso que estamos involucradas en el desarrollo de una red de apoyo llamada Cannabis Women’s Collaborative

¿Qué hace  Cannabis Women’s Collaborative?

Raquel: Todas somos pequeñas empresarias y queremos crear un espacio que sea propicio para que nos pregunten sobre nosotras y no tener que actuar como hombres. Solo queremos que nos tomen en cuenta como mujeres y administrar nuestros negocios. Nuestras conversaciones tienden a ser un poco diferentes. A menudo, el equilibrio entre la vida laboral y familiar recae en las mujeres y los hombres no hablan de eso. Queremos fortalecer nuestra voz en la comunidad, social y políticamente. Queremos compartir nuestras habilidades de marketing y contables y apoyarnos mutuamente en el desarrollo comercial.

Kathi: En Nuevo México, hay treinta grupos médicos que tienen dispensarios que no están abiertos para recibir personas. Les pedimos que apoyen a Cannabis Women’s Collaborative brindándonos espacio en los estantes para que las mujeres puedan tener productos en diferentes dispensarios. Esa es una de las cosas por las que estamos luchando. Algunos dispensarios más pequeños están interesados ​​en hacer eso. Los grandes dispensarios aún no. Pero necesitan saber que no nos vamos a ir.

Ustedes trabajan juntas. ¿Cómo funciona esta asociación muy especial que tienen?

Raquel: Kathi es la dueña de esta granja. Y puedo crecer lo mío aquí. Nuestro cultivo es compartido. Crecemos nuestro producto como socias. Kathi tiene una propiedad de 2 acres con invernaderos y yo tengo una finca de 2 acres sin invernadero. Nuestro enfoque principal está en la granja con invernadero y luego construiremos la segunda granja. Nuestro objetivo es tener dos granjas hermanas. Cada una tiene su licencia y autonomía, pero también nos apoyamos. Puedo cuidar a la granja de Kathi si le pasa algo y viceversa. Paso el 30% de mi tiempo en San Diego. Kathi está aquí todos los días.

Kathi: Se forman muchas asociaciones en el mundo del cannabis, pero pocas funcionan. Raquel dice a menudo que es importante mantenerse íntegra dentro de uno misma. Es importante tener un socio pero, en caso de que suceda algo, uno debe tener la libertad de  marcharse con su empresa.

Raquel: Kathi tiene su propia licencia y yo también, pero unimos nuestros recursos. Creo que nuestro modelo de negocio es único.

Entonces, ¿el riesgo no es compartido?

Raquel Sí y no. Tenemos un interés compartido. Quieres que tu pareja tenga éxito. Pero si pasa algo, Kathi tiene su propia licencia.

¿Qué les pareció el panel sobre mujeres y agricultura en el Congreso de este año?

Raquel: Fue emocionante que dos mujeres se unieran a nosotros en el panel del USDA. Una más a nivel de base y otra a nivel más corporativo. Estas dos mujeres latinas nos ayudaron a hacer una lluvia de ideas y a orientar nuestra resolución hacia  métricas tangibles. Fue increíble tenerlas allí a ese nivel.

Kathi: ¡Estar en la conferencia y ver mujeres a nivel del USDA que se parecen a nosotras fue realmente agradable! Muchas veces vas a conferencias sobre temas agrícolas y son puros hombres.

¿Hay algo más que quieran compartir?

Raquel: Como mujeres, cuando empezamos a hablar, puede parecer que  estemos en contra de los hombres. Pero no es así. Simplemente significa que tenemos que equiparar las oportunidades. No estamos quitando nada  a nadie ni menospreciamos a los hombres. Dentro de NLFR hay tantos hombres maravillosos que nos apoyan. Nos ven como socias. No estamos pidiendo un favor. Ser pro-mujer no es ser anti-hombre. ¡Amamos a nuestros hombres! Estoy segura de que las mujeres también habrán venido a la granja de Kathi preguntando por Richard. Se trata de cómo la sociedad percibe estos roles.

Kathi: No estamos buscando una limosna, estamos buscando una mano para que podamos ser iguales. Después de todo, ¿qué es una colmena sin su reina? Hagamos que esto suceda para las agricultoras. ¡Todos debemos unirnos!

Consulte nuestro boletín de noticias de diciembre aquí para conocer la Resolución 2022 sobre mujeres y agricultura.

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *