Skip to content

Entrevista con el bisnieto de Emiliano Zapata- héroe de la revolución mexicana (Parte 2)

  • by

Por Milli Legrain

Crédito de fotos: Fundación Zapata

El historiador Edgar Castro Zapata fue uno de los invitados de honor en el tercer congreso anual de National Latino Farmers and Ranchers. En la segunda parte de esta entrevista, nos habla de las causas históricas de la migración campesina a EE.UU, de la importancia de que los trabajadores agrícolas se mantengan unidos y de que se preserve la memoria de su bisabuelo, el héroe de la revolución mexicana, Emiliano Zapata.

¿Cuáles son, en su opinión, los retos pendientes en materia agrícola en México? 

Necesitamos la unidad en el sector campesino. Desgraciadamente, en mi país somos herederos de un régimen de 70 años, viciado, clientelar. Todo el apoyo para el campo era dirigido hacia los sectores políticos y no hacia la sociedad campesina.

Es difícil lograr la unidad del campesinado en México, concientizar a la sociedad rural que ellos son los promotores principales para el mejoramiento del campo, no la política partidista que todo divide y corrompe. 

La unidad del campesinado mexicano era el  sueño de mi abuelo Don Mateo en su organización campesina que fundó en los años 70, que se llamó Movimiento Nacional Plan de Ayala. Siempre le preguntaban por qué retomó el Plan de Ayala. El decía porque el Plan de Ayala en si no se había cumplido. Sí se le dio la tierra al campesino, pero lo que faltó era tecnificar al campo y a los campesinos para una mejor producción. 

Desgraciadamente en 1992, en el sexenio del Presidente Carlos Salinas se dio la reforma del artículo 27 de la constitución.  Allí el gobierno le da apertura a la comercialización de las tierras al mejor postor. Si había necesidad en las comunidades no le quedaba de otra. A falta de apoyo gubernamental, a la desunión, lo que hacen es vender su ejido o endeudarse. Y eso origina la migración.

Por eso es importante que estemos conscientes de la situación en el campo. El gobierno actual se está vinculando con organizaciones sanas, pero también es necesario el apoyo directo al agricultor. Porque durante más de 70 años se dirigían nada más a los sectores políticos. Y al campesino se le daban migajas.

Igual que en este congreso de agricultores latinos aquí en Albuquerque, Nuevo México, en los congresos agrarios que hemos realizado en la ciudad de Cuautla ,  en mi estado en Morelos, hemos recogido la experiencia de los agricultores para saber de sus necesidades y coadyuvar con los representantes de gobierno para satisfacer las necesidades de la gente en materia agraria. Esperamos que el próximo año se pueda unir National Latino Farmers and Ranchers. Se necesita esto: la unidad.

Háblenos de su trabajo y de la fundación que mantiene vivo el recuerdo de su bisabuelo. 

En lo institucional, trabajé durante más de 10 años en un instituto del gobierno que fundó mi abuelo en los años ochenta: el Instituto pro Veteranos de la Revolución del Sur, que fue creado para el apoyo económico y social hacia los veteranos de la revolución. El falleció en el 2007. Yo estoy continuando con las viudas de los Zapatistas, pero también con los hijos y nietos. 

Y trabajo en la preservación del archivo histórico de la revolución del sur de forma institucional al que algunos gobiernos son insensibles. Hay un estire y floje con los gobiernos que se establecen en Morelos, un panorama desigual de desinterés hacia la historia, y lo digo siendo Zapata de Morelos. No hay una concientización de parte del estado en la preservación de la memoria. Vemos los museos que fueron su casa en Anenecuilco, su cuartel en Tlaltizapán y la hacienda en Chinameca, donde lo asesinaron, que está en total abandono. 

Viendo esa parte institucional del olvido, se tuvo que crear la Fundación Zapata para decir a nivel nacional e internacional que la memoria viva de revolución mexicana han querido borrarla.

Por ello, la Fundación Zapata en sus actividades académicas -de conferencias y presentaciones de libros, reediciones de libros sobre el Zapatismo, exposiciones de ese mismo tema- ha querido influir en la sociedad mexicana en especial en Morelos, destacando la necesidad de la preservación, buscando a las familias campesinas de origen Zapatista, que nos permitan el acceso a sus archivos particulares, la historia de vida de cada familia, la facilitación de sus fotos y documentos para la digitalización y con ello formar parte de una memoria histórica para difundirla. 

También tiene proyectos internacionales. Háblenos de la red de cátedras Emiliano Zapata.

Dentro de la misma fundación, en 2017 fundamos la red internacional  de cátedras Emiliano Zapata en la Universidad Autónoma de Chapingo en el Estado de México. El año pasado 2021, la instalamos en la Universidad del Valle en Colombia, porque gracias a la investigación de un amigo de la fundación, Moroni Spencer Hernández de Olarte, nos enteramos que el colombiano del Valle del Cauca, Julio Cuadros Caldas, había sido coronel en el ejército Zapatista. Así que en el 2019,  en el marco de los 100 años de la muerte del General Zapata, donamos un monumento a la ciudad de Buga, en la tierra natal del colombiano Julio Cuadros Caldas e iniciamos esa relación binacional entre México y Colombia.

El próximo año vamos a tener la presencia  en Morelos de México y Colombia mostrando la historia de esta relación extraordinaria entre el caudillo del sur y el colombiano, pero también difundiendo historia, gastronomía y artesanías. 

Estamos en pláticas en el estado de Utah en Estados Unidos para que sea también la cátedra de la universidad con el antecedente que los mormones apoyaron al Zapatismo.

La fundación Zapata está generando conocimiento histórico de esa etapa de nuestra historia a nivel internacional, pero también abriendo brecha hacia los jóvenes, dándoles ese interés de que estudien este movimiento que ha estado un poco olvidado, con nuevas visiones, nuevas miradas. Los jóvenes me han aprendido mucho y me han mucho brindado otra perspectiva. 

La verdad es que el tema de Emiliano Zapata es inacabado.

Haga clic aquí para leer la primera parte de esta entrevista.

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *